Promoter Image

Brittney Odom

SHREVEPORT, LA
Encuentra un promotor diferente
Selecciona un Promotor
LIMU Logo
Siguiente historia

Somos Carlos y Karen Crespo, y esta es nuestra Experiencia LIMU.

Nunca olvidaré la mañana en que mi entonces futuro esposo me llamó el 11 de septiembre de 2001. Él dijo: "¡Enciende tu televisor, que nos han atacado!" Entonces dijo: "Esto cambiará todo". Y así fue.

Cuando hicimos planes de pasar nuestras vidas juntos, NO contábamos con una guerra, innumerables despliegues y separaciones. Yo era profesora de historia en secundaria y tenía muchas ambiciones respecto a mi carrera. Sin embargo, ser familiar de un miembro del Cuerpo de Marines durante la guerra tenía muchos desafíos. Renuncié a mi carrera para quedarme en casa con nuestros hijos y darles una sensación de estabilidad en nuestra caótica carrera al servicio de nuestro país.

Hemos sido bendecidos con cuatro hijos increíbles, pero, seamos sinceros: son caros. Una vez leí un artículo sobre una madre que se quedaba en casa y una millonaria que atribuyó su éxito a la creación de un negocio desde casa. Yo pensé:"¡Si ella puede hacerlo, yo también puedo!" Así que me metí en algunas compañías de ventas directas y mercadeo en red, pero nunca pude conseguir que funcionaran. Estaba frustrada, ¡me di por vencida! Pero afortunadamente, un gran amigo me quiere lo suficiente como para compartir LIMU conmigo.

Al principio, LIMU era un medio para ganar un poco más de dinero. Recuperamos nuestra inversión en cuatro días al llegar a 2K VIP. ¡Esa fue nuestra prueba de que LIMU era diferente! El ingreso extra ayudó a darles a nuestros niños pequeños "extras". Extras que no era fácil conseguir como una familia militar con un solo ingreso.

A mi esposo lo volvieron a desplegar por siete largos meses. A pesar de los innumerables despliegues, nunca fueron menos difíciles. Nuestros hijos fueron los que más sufrieron. Todos ellos son muy pequeños y él no ha podido acompañarlos en muchos momentos especiales de sus vidas. Durante este último despliegue, nuestra visión cambió de ganar un poco de ingreso extra a ganar un ingreso que nos cambiara la vida.

Con lo que LIMU nos proporcionaba, pudimos inscribir a nuestro hijo mayor en lucha. Estaba muy emocionado; sin embargo, en su primer torneo, estaba totalmente desanimado. Pero no porque perdió. Tenía el corazón roto por lo que vio cuando levantó la vista de su colchoneta. Había tantos padres allí con sus hijos ayudándoles, y dándoles consejos en sus victorias y derrotas. Aunque mamá estaba allí, no pude consolarlo porque necesitaba a su padre. Con grandes lágrimas cayendo por sus preciosas mejillas, dijo: "Desearía que mi papá estuviera aquí". Y cuando le envié un correo electrónico a mi esposo, y se sintió impotente en medio del océano.

FUE ENTONCES CUANDO DECIDIMOS QUE LIMU YA NO SERÍA UN PASATIEMPO PARA GANAR DINERO EXTRA, SINO UN MEDIO PARA QUE MI ESPOSO SE JUBILARA ANTES DE TIEMPO DEL CUERPO DE MARINES PARA QUE NUNCA PERDIERA LA OPORTUNIDAD DE ESTAR ALLÍ PARA NUESTRA FAMILIA OTRA VEZ. ESE ES NUESTRO "POR QUÉ".

¡El despliegue finalmente llegó a su fin y fue nuestro Día "D" para cambiar nuestra vida! ¡Atacamos a LIMU con todas nuestras fuerzas y pronto llegamos a 20K y calificamos para obtener un BMW gratis! ¡Estamos totalmente decididos hasta que logremos vencer! Ahora estamos viendo todo el potencial de LIMU.

Algunos dicen que nosotros tomamos este estilo de vida voluntariamente, y tal vez sí fue así. Sin embargo, nuestros hijos no decidieron esto, ellos no tuvieron otra opción. Solo tenemos unos pocos años con ellos, ¡unas 939 semanas! Sencillamente no es suficiente tiempo y es hora de que les demos una retribución a nuestros hijos por lo que han sacrificado.

Cambió el por qué lo hicimos y también cambiaron nuestros resultados. Ya no hay que perder días esperando a que regrese papá. Nos emociona vivir de una manera distinta, y nos emociona aún más compartir esta oportunidad con todas las familias que podamos. Nos apasiona crear un legado tan grande que nunca más tengamos que escuchar a nuestros hijos (o a nuestros nietos) decir “ojalá papá estuviese aquí”.

Somos Carlos y Karen Crespo... ¡y SOMOS LIMU!

Comienza tu Historia LIMU hoy.

Comienza tu

Historia LIMU hoy.