Promoter Image

Brittney Odom

SHREVEPORT, LA
Encuentra un promotor diferente
Selecciona un Promotor
LIMU Logo
Siguiente historia

Soy Jessica Broadway, y esta es mi Experiencia LIMU.

A la tierna edad de 17 años hice un plan de 10 años, proyectando que tendría una carrera de consejera, estaría casada y tendría una casa llena de niños. Era un sueño simple, pero era mi sueño.

12 años después, tenía 29 años y salía de mi casa antes de que saliera el sol, y conducía 70 millas hacia un trabajo que ya no me apasionaba. Perdía dinero en días de enfermedad o peor aún, ¡usaba mis vacaciones!

ME ESTABA PERDIENDO LOS PRIMEROS PASOS Y LOS CUMPLEAÑOS, Y ESTABA MUY CANSADA TRATANDO DE SUSTENERLO TODO.

Estaba exhausta físicamente. Económicamente no podía permitirme el lujo de salir adelante, y mucho menos pensar en dejar de trabajar para estar en casa con mis hijos. Era una madre cansada, enferma y sobrecargada de trabajo. Me sentía muy estancada entre soñar con mejores épocas y aceptar la realidad. Era una cosa o la otra. Seguir haciendo lo que hacíamos y quedarnos donde estábamos o hacer algo diferente, ¿pero qué?

Recibí una llamada telefónica que cambió la forma en que tomé mis decisiones. Sí, una de esas llamadas que crea posibilidades sólo por la emoción al otro lado de la línea. Mi mamá dijo: "¡Encontré nuestro SÍ!"

Nuestra Experiencia LIMU comenzó ese día, nuestro viaje para ser más. Hoy tenemos la bendición de vivir. Dije VIVIR porque estar vivo y vivir son dos cosas muy diferentes. Estás vivo por tu corazón, estás vivo cuando encuentras la manera de hacer lo que realmente quieres. Mi corazón me llevaba a casa, pero no tenía la libertad de seguirlo, así que tuvimos que diseñar una nueva manera de vivir. Esa nueva manera fue LIMU y hoy en día estamos viviendo la experiencia porque se convirtió en nuestro estilo de vida.

ESTOY EN CASA CON LOS NIÑOS, HAGO VOLUNTARIADO TANTO COMO QUIERO EN LA ESCUELA, ME SIENTO MEJOR QUE NUNCA, Y ME SIENTO CADA VEZ MÁS SALUDABLE.

Ahora tomo decisiones de otra manera. Ahora en lugar de hacer una cosa o la otra, puedo hacer todo. Puedo sentirme bien, quedarme en casa con los niños, y ganar dinero. ¿Cuál es la mejor parte? Nunca hemos vendido nada.

He visto cómo la Experiencia LIMU® se convierte en parte de uno, cómo agregar algo más a tu vida puede hacer que todo sea más simple. Compartir la Experiencia LIMU es lo más sencillo que he hecho. ¿Por qué? Porque siempre he sentido que tengo la misión de hacer la diferencia. LIMU está haciendo una diferencia en las vidas de las personas todos los días, y yo formo parte de eso. ¡Ya no me pierdo las primeras veces, sino que las creo! Como hacer mi primera carrera de 5K, ver los primeros pasos de mi tercer bebé, estar ahí para los primeros días de la escuela, ser presidenta de la asociación de padres por primera vez, y muchas otras primeras veces gracias a LIMU.

LOS PRODUCTOS DE LIMU ME PERMITEN HACER LO QUE HAGO. LOS INGRESOS ME DAN LA LIBERTAD DE ESTAR DONDE QUIERO ESTAR Y CON LAS PERSONAS MÁS IMPORTANTES PARA MÍ.

Una vez alguien me preguntó si de verdad creo que LIMU puede cambiar el mundo. Solo respondí “dímelo tú”. Alguien compartió LIMU con una persona que lo compartió con otras más, y eventualmente eso ayudó a hacer que una mamá se sintiera mejor. Cuando hacía más, lograba más. Podía ir a casa con sus hijos. Estaba ahí, más feliz cuando su esposo volvía a la casa, y su familia fue cada vez más fuerte. Ella hacía cenas, pastelillos, doblaba la ropa, tuvo otro bebé. Planeó cumpleaños, viajes, metas financieras, y le dio a su familia una navidad sin deudas por primera vez. Visitó a personas enfermas, fue a la iglesia, hizo servicio en su comunidad, y comenzó a pasar tiempo con las personas más importantes para ella. Finalmente tuvo la libertad de seguir su pasión a tiempo completo: su familia. Fue una persona que se convirtió en muchas más.

CUANDO AYUDAS A LA GENTE A SENTIRSE MEJOR, A VIVIR MEJOR Y A SER MÁS, ES CUANDO ENCUENTRAS UNA MANERA DE CAMBIAR EL MUNDO.

No sólo estamos compartiendo productos... nos estamos compartiendo a nosotros mismos, y eso es un regalo invaluable de tiempo. Esta historia no es sólo sobre mí, es sobre todos ustedes también. Si viniste aquí buscando lo que faltaba, aquí está. Si todavía estás midiendo la vida por lo que mereces, ¡detente! No se trata de lo que mereces, sino de por lo que estás dispuesto a trabajar, a comprometerte, a crecer y a transformarte.

Siempre me ha encantado la historia del Fénix, que se transforma para elevarse a su forma VERDADERA más grande y más exaltada. La Experiencia LIMU® para mí ha sido muy parecida a la historia del Fénix. LIMU no es una curita... es un estilo de vida que te transforma de adentro hacia afuera.

Soy Jessica Broadway, ¡y estoy lista para ayudarte a vivir tu Experiencia LIMU!

Comienza tu Historia LIMU hoy.

Comienza tu

Historia LIMU hoy.