Promoter Image

Brittney Odom

SHREVEPORT, LA
Encuentra un promotor diferente
Selecciona un Promotor
LIMU Logo
Siguiente historia

Somos Héctor y Fabiola Salgado, y esta es nuestra Experiencia LIMU.

Yo nací y crecí en la Ciudad de México, en una familia con mis tres hermosas hermanas y tres hermanos, todos ellos grandes hombres. Nuestra madre, una mujer maravillosa, nos crió para hacer el bien y ayudar a otros sin tener en cuenta los elogios o la atención. Mi padre nos enseñó nuestra ética de trabajo mientras trabajaba desde el amanecer hasta el anochecer, todo para apoyar a nuestra familia y ayudar a Madre Tere con su trabajo de caridad.

Al crecer, la vida no fue siempre la más fácil y a una edad temprana tenía dos trabajos para ayudar a mi familia a llegar a fin de mes. Maduré rápidamente y me di cuenta de que no quería vivir el resto de mi vida de esta manera. Así que empecé a estudiar taekwondo, una disciplina que cambió mi vida. Me enseñó respeto, autocontrol, lealtad y sobre todo, a tener un espíritu indomable. Mi dedicación me dio un lugar en la Selección Mexicana para los Juegos Olímpicos de Sydney. Desafortunadamente, en una competencia antes de los Juegos Olímpicos, sufrí una lesión que me desgarró los ligamentos de la rodilla izquierda y en ese momento, mi carrera profesional en taekwondo terminó.

Sin el apoyo del Equipo Nacional para ayudarme con una operación muy necesaria, decidí mudarme a los Estados Unidos. Con mucho sacrificio y la adversidad que muchos inmigrantes enfrentan y entienden, logré mi meta. A lo largo de todo esto, mantuve viva mi fe, diciéndome que Dios tiene un plan y conoce las razones por las cuales las cosas ocurren.

Con mucho trabajo y fe, mi esposa y yo abrimos un restaurante mexicano seguido por un restaurante estadounidense. Volví a taekwondo y empecé a dar clases en dos escuelas, mientras mi esposa abría su propio salón de belleza. Estábamos viviendo el "sueño americano", pero la realidad era diferente. Nunca teníamos tiempo para pasarlo en familia, y nuestros ingresos se utilizaban constantemente para cubrir los gastos de nuestros negocios. A pesar de nuestro arduo trabajo y esfuerzos constantes, no teníamos libertad financiera y nuestra vida familiar estaba sufriendo.

Cuando oí hablar de la Experiencia LIMU®, sentí en mi corazón que esta era la oportunidad que necesitábamos. Fui a casa y lo compartí con mi esposa, pero ella inesperadamente me informó que no podía ni quería apoyarme. De hecho, me dijo que si me unía a LIMU, me dejaría. Afortunadamente, mi esposa comenzó a tomar de mi botella LIMU ORIGINAL® y para su sorpresa comenzó a sentirse mejor. Después de notar el efecto que LIMU tuvo en ella, cambió de opinión y aceptó apoyarme plenamente para compartir la Experiencia LIMU® con otros.

ME COMPROMETÍ A ENTREGARME POR COMPLETO A MI NEGOCIO DE LIMU, PORQUE VALÍA LA PENA LUCHAR POR MIS SUEÑOS Y METAS.

LIMU ha sido la bendición que me ha permitido regresar a mi hermoso y amado México para compartir esta gran oportunidad. La Experiencia LIMU trae esperanza de que es posible gozar de mejor salud y de que la libertad financiera es posible para muchas familias.

He estado con LIMU por dos años, y sé que tomamos la decisión correcta. Aprendí que en este negocio el secreto del éxito es ayudar, ayudar más y seguir ayudando.

Muchas cosas han cambiado en mi vida ya que ahora mi esposa y yo sólo tenemos nuestro restaurante mexicano y el negocio de LIMU. Hoy en día tenemos el tiempo que siempre quisimos dedicar a la familia. Este viaje nos ha dado la oportunidad de conocer gente maravillosa, tanto en los Estados Unidos como en México.

Nunca me detendré... ¡nunca nos detendremos! Mi nombre es Héctor Salgado, ¡¡y YO SOY LIMU!!

Comienza tu Historia LIMU hoy.

Comienza tu

Historia LIMU hoy.